CTAPE USERS WEBSITE

Welcome to the Worldwide Network of Active Users of CTAPE


Elogio del CTAPE y del TAR


por Gabriel Artigue
10 de octubre del 2014

Empecé a utilizar computadoras en 1986. Mi primera computadora fue un ZX Spectrum +. Cargar juegos o programas desde casetes era una experiencia cautivante. De hecho, dos cosas me llamaban la atención de verdad utilizando el Spectrum: las rutinas load, tal como las llamábamos por entonces, y los sintetizadores de voz. También jugaba, pero jugar de verdad no era mi principal afición. Era un copiador compulsivo. Intercambiaba juegos con mucha gente. Por eso, tenía muchos programas copiadores. En esa época yo no programaba. Con un Specturm es casi imposible no saber algo de BASIC, así que algo de BASIC yo sí sabía. Nunca me puse en serio a aprender código máquina. Me perdí la experiencia de crear de cero mi propia rutina load, lo que, estoy convencido, me habría encantado.

Sí hacía modificaciones en rutinas load que creaban otros. Sabía encontrar los parámetros que había que cambiar para elegir los colores de esas franjas espantosas del borde de la pantalla que se movían de manera tan molesta durante la carga desde casete. Una vez logré apartar un bloque (archivo binario, diríamos hoy, supongo) bastante pequeño que cambiaba las franjas azules y amarillas por unas blancas y negras. Era un binario del que yo no entendía casi nada. Lo mandé a la revista española Microhobby, que lo publicó. Es más, alguien de esa revista lo desensambló. Yo envié el binario, creo que en papel, en hexadecimal en realidad. Pero alguien lo desensambló, lo que pudo sugerir a los lectores que yo mismo lo había creado en código máquina, y eso estaba muy lejos de la verdad.
Durante años o décadas escribí "cassette". Desde hace un año más o menos decidí escribirlo tal como aparece en el diccionario del idioma en el que escribo. Ahora escribo "casete". No juzgo a los que lo hacen de otra manera.
Por 1989 mi familia compró un Spectrum +3. A pesar de la disquetera, nunca abandoné del todo los casetes. En 1990 mi familia compró un PC, con disquetera de 5 1/4. Desde entonces nunca volví a tener la necesidad de utilizar casetes de audio para almacenar información generada por computadora. Me pregunté en alguna ocasión si sería posible utilizar una computadora actual ("actual" es un deíctico, aplicable a quizás 1990-2013) para grabar programas o archivos en casete.
Empecé a utilizar PCs con DOS, y desde entonces y por mucho tiempo solo los utilizaría con DOS o con sistemas operativos vendidos por Microsoft. Creo que por el año 2010 empecé a utilizar Linux. Utilizar Linux cambió mucho mi manera de relacionarme con la computadora. Por ejemplo, ahora estoy programando, a mi manera, cosa que no hice nunca durante mi época de usuario de Windows y que apenas hacía, con el BASIC, durante mi época de usuario del Spectrum, porque en un Spectrum era casi inevitable saber un poco de BASIC. Me interesa aprender un mínimo sobre algún lenguaje, como ser, definición de variables, control del flujo de ejecución, y poco más. No necesito programar, no me interesa saber a la perfección ningún lenguaje de programación en particular, así que me puse a aprender cosas elementales en lenguajes como COBOL, Fortran, una variante de BASIC (Chipmunk), y también C++. Me di cuenta de que en Linux el usuario tiene mayor control sobre su propia computadora.
Así, desde que utilizo Linux soy un usuario de ordenadores diferente. En cierto momento volvió a salir a la superficie, por decir así, la idea de utilizar casetes para grabar datos de ordenador. Yo sabía que los casetes se usaban en los ordenadores domésticos en los años '80, también sabía que se venían usando desde hacía varios años. Desde un buscador, me puse a buscar páginas web sobre este tema. Aprendí que rollos de cinta magnética se vienen utilizando ininterrumpidamente desde principios de los años '50 para grabar datos de computadora. Rollos de cinta magnetica en casetes o cartuchos se utilizan actualmente, sobre todo para hacer copias de seguridad masivas en grandes compañías.
No tengo necesidad de usar casetes. Haberme comprado un drive de esos para hacer una copia de respaldo de, por ejemplo, 1 TB de mis datos, se habría parecido muy poco a la experiencia de cargar un jueguito de 40 KB en cinco minutos, como hacía en el Spectrum. Dándome cuenta de mis necesidades reales, y dándome cuenta de lo que no quería, estreché miras y me volví más específico. Me di cuenta de que lo mío se tenía que describir como hobby. Como pasatiempo. Y lo que yo quería era bastante específico: reproducir la experiencia de grabar datos de computadora en casete, pero de computadora actual, y cargar esos datos otra vez en la computadora.
Tengo varios emuladores de Spectrum, pero hay muy pocos que permitan grabar a casete y cargar desde casete. En general los emuladores reemplazan las rutinas load por llamadas al sistema (salir del emulador) y grabar en disco duro. Creo que hay un emulador yugoslavo que funciona en DOS que permite usar casetes reales. Lo instalé en DosBox, y no he tenido éxito todavía.
Ya sabiendo específicamente qué es lo que me interesaba realmente, las búsquedas en el Google fueron más puntuales. El primer programa que encontré fue un script en python que hizo Dave Beazley. A raíz de eso aprendí acerca del estándar de Kansas City, o KCS. Tenía que probar el script de Dave. No tenía en casa ninguna grabadora de casetes en buen estado. Me dí cuenta de que el KCS era enervantemente lento. Leí que en su época, mediados de los '70, ya era considerado lento. Antes de conseguir una grabadora, utilicé el script de Dave Beazley para transferir, con éxito, archivos de una computadora a otra en tiempo real, conectadas por un cable de audio. Me molestaba no solo que el KCS fuera tan lento, sino además que hubiera que grabar primero un archivo .wav con los datos en forma de audio, y después descodificarlo a binario. Ello alargaba todo el proceso de carga. Además, el script en python de Dave Beazley sirve para archivos de texto, pero no para otros formatos. Para grabar un archivo binario, o un .jpg, por ejemplo, había que convertirlo antes a Base 64, que es una manera de codificar información binaria en ASCII, pero que infla bastante el archivo. A lo que era un sistema lento para grabar datos (el KCS) había que agregarle que el archivo tenía que ser más grande si no era un archivo de texto, y que era obligatorio grabar primero en disco duro el sonido en forma de archivo .wav y después descodificarlo.
No fue eso lo que me hizo desistir de usar el script en python de Dave. Lo que me hizo desistir en realidad fueron los fracasos sin excepción al utilizar casetes reales. Con dificultad encontré una grabadora en una tienda. Era una grabadora digamos de reportero, de periodista, fabricada en China por una compañía italiana. Era un artículo nuevo, de fabricación reciente, no de segunda mano. Todos los intentos por utilizar casetes con el script en python de Dave Beazley fracasaron. Todos. La decodificación de los .wav era siempre frustrantemente defectuosa. Sabía que el programa funcionaba, porque podía transferir datos de computadora a computadora con el cable de audio. El script de Dave era excelente. Desde el principio el principal sospechoso fue la grabadora. Algo había en esa grabadora que hacía que las grabaciones no fueran mínimamente buenas como para utilizar con éxito ese script. Y sin embargo la grabadora funcionaba bien. Como tal es un buen aparato, y funciona bien.
Podría perfectamente haberme quedado en este script en python para utilizar el formato KCS, pero el fracaso con la primera grabadora me motivó a buscar más. Google. De esta manera llegué al Ctape, un script en ruby creado por Oona Räisänen. Este script no reproduce ningún formato existente, o que haya existido. Apenas está inspirado por el Datassette del Commodore, pero no es compatible con este. El Ctape no es enervantemente lento como el KCS. Es algo más rápido que el formato que usaba el Spectrum.
Fracasé durante mucho tiempo al intentar grabar en casete los datos generados por Ctape. Sabía que tenía que intentarlo con otra grabadora. Compré otra, esta vez una de los años '80, de segunda mano, por supuesto. Es una grabadora muy parecida a la que usaba con el Spectrum. Es una Sanyo SLIM 12A. Los resultados con esta Sanyo fueron mediocres, bastante malos: grababa a casete, pero muy pocas veces era capaz de cargar. Pensaba que eso era aleatorio. Algunas veces cargaba, no siempre, de hecho solo muy pocas veces lo hacía. No me conformé con la explicación de lo aleatorio, de que funciona a veces porque sí, de manera que probando intensamente con diferentes tipos de casetes, encontré el método a esa locura. Intenté con casetes nuevos, con casetes viejos, con casetes viejos pero recién abiertos, con casetes baratos, con casetes caros, con casetes ridículamente baratos, con casetes ridículamente caros, con casetes de 50 minutos, de 60, de 74 y de 90. También probé con casetes de tipo I y con casetes de tipo II, aunque no tenía ni idea de qué significaba eso.
Con esa Sanyo, lo primero que observé fue que las grabaciones las carga siempre si usaba casetes de tipo II. Dejé de comprar casetes de tipo I. Me pareció absurdo, me sigue pareciendo absurdo, porque en la época del Spectrum creo que casi nunca utilicé casetes de tipo II. Por alguna razón, las computadoras actuales son más exigentes en la calidad del audio que hay que transformar en datos. En fin, con casetes de tipo I los resultados eran deficientes: un archivo solamente cargaba una vez de quince o veinte intentos.
El tipo era lo determinante. El casete podía ser nuevo o viejo, barato o de marca, pero si era de tipo II, funcionaba con el Ctape y mi Sanyo. Hasta que encontré otra restricción más. Compré algunos casetes de tipo II de 90 minutos. Vi que, en algunos casos, los archivos dejaban de cargar a los pocos días de haber sido grabados. El peor resultado lo daban los casetes marca BASF de tipo II y de 90 minutos. En un BASF de esos, a veces en menos de una hora la grabación se deterioraba de manera que la carga era imposible, y la grabación irrecuperable. Junto al tipo, la duración era determinante. Los casetes de 90 minutos no sirven en la combinación de mi grabadora Sanyo con el Ctape.
La principal diferencia técnica entre esta Sanyo y la grabadora italiana-china que estaba utilizando es que la Sanyo tiene ruedecilla para regular el tono. Las grabaciones de datos solo las puede cargar mi grabadora Sanyo con el Ctape si el casete es de tipo II, de menos de 90 minutos, si el volumen está muy bajo, y el tono al mínimo. El tono al mínimo. Al revés que en la época del Spectrum. Regular el tono es crucial. Creo que si pudiera controlar mejor el sonido que sale de la grabadora podría utilizar los casetes de tipo I. De hecho, otros usuarios me han reportado que han podido grabar y cargar con éxito utilizando casetes de tipo I aunque utilizando equipos de audio medianamente buenos. Mi experiencia personal es otra. No puedo comprar grabadoras a cada rato. Ya compré dos.
Me quedé con el Ctape. Es más rápido que el KCS. Y, a diferencia del script de Dave, el script de Oona no necesita de un archivo .wav intermedio, sino que carga directamente. El script de Oona carga el archivo en el standard output. Ello solo es útil si es un archivo de texto. Es más, si es un archivo de texto largo, deja de ser útil cargarlo en el stdout. Por suerte Linux permite redireccionar, por lo que la utilidad mayor del Ctape viene dada por el redireccionamiento a un archivo binario del sonido que llega desde casete. A decir verdad, Ctape tal como lo utilizo yo no carga archivos desde casete, como hacía el Spectrum, directamente en memoria, sino que copia de casete a disco duro. Quería reproducir la experiencia de cargar archivos desde casete, pero habría sido una molestia una verdadera carga desde casete a memoria. (Sí, cargar de casete a stdout es una manera de cargar en memoria, pero ... intenten cargar un binario, o un jpg a stdout.)
Mientras buscaba datos sobre el uso de los casetes para grabar datos de computadora, descubrí que había poco interés por esto. Pocas personas hablaban de ello, pocos preguntaban en foros, y los menos ofrecían soluciones, como Dave y Oona. Hay que añadir que los pocos que mencionan estos temas en foros son casi siempre mal entendidos. Les voy a dar ejemplos de lo peor que hay en los foros: personas que no entienden nada, pero nada de nada, y aún así responden dando información o consejos sin humildad. Esos foros están en inglés. Son http://www.tech-forums.net/forums/f78/tape-backup-52212/ y http://www.computerforum.com/13992-tape-backup.html…. Algunos de los comentarios en esos foros son sencillamente vergonzosos.
Lo correcto sería dar los nombres de los sinvergüenzas. No los tengo. Voy a dar sus apodos o nicknames.
Un tal Adrian pregunta acerca de la posibilidad de grabar datos de ordenador en casete. Excelente. En cierto sentido ese Adrian es mi representante en ese foro (aunque ese foro tuvo lugar hace nueve años). Alguien apodado desiboi trata a Adrian de drogadicto por pensar siquiera en la posibilidad de poner datos en casete ("That's possible? Putting data on a tape? What are you on, crack?"), vergonzosamente ignorando la larga historia ininterrumpida de seis décadas de utilizar cintas magnéticas para almacenar datos. Un tal DJ-CHRIS señala que los casetes son limitados en almacenamiento. Bueno. Hay que suponer que el que planteó la pregunta ya sabe eso. DJ-CHRIS en realidad, pues, no está aportando nada a la cuestión. Un tal Harper da una de las peores respuestas, diciendo que esa tecnología está muerta (es un ignorante, eso es sencillamente mentira), y ofreciendo alternativas para hacer copias de respaldo. Dice, palabra más, palabra menos, que si quieres hacer copias de respaldo, te recomienda el CDRW, el DVDRW, no sé cuál drive para backups, etc. Como si la pregunta original hubiera sido "Hola a todos los miembros del foro. Quisiera plantear una cuestión que no ha sido puesta en práctica jamás hasta ahora, porque tengo una necesidad imperiosa de respaldar miles y miles de GB de datos: ¿por qué no usar casetes de audio por primera vez en la historia a ver si se pueden grabar datos de ordenador y, a ser posible, grandes cantidades de GBs?". Ese Harper no entendió absolutamente NADA. ¿Qué le pasó a Wayniac? Después de comentar acerca del uso de cintas magnéticas para el almacenamiento de datos ... sugiere otras maneras de hacer copias de respaldo, como los DVD o los DVDs de alta densidad. Mucha gente no entendió lo que Adrian estaba preguntando. No entiendo por qué a tanta gente le costó tanto entender lo que Adrian estaba preguntando, no entiendo cómo es posible que tanta gente no entendiera nada de lo que Adrian estaba preguntando, cuando yo mismo, en mi ignorancia de humanista que apenas sabe utilizar una computadora, entendí completamente el mensaje original que Adrian dejó en ese foro. DJ-CHRIS añade que un casete no podría almacenar mucho. En realidad, debió asumir que Adrian lo sabe. Todos esos sinvergüenzas que se atrevieron a responder a Adrian en esos foros debieron asumir que ese señor utiliza medios para respaldar sus datos. Yo mismo utilizo discos duros externos de 1TB, o CDs y DVDs para almacenar grandes cantidades de datos, pero esa cuestión no tiene nada que ver con esto otro que me motiva ahora, y que supongo es lo mismo que motivó a Adrian hace nueve años: utilizar cintas de audio para almacenar datos porque me gustan las cosas viejas; como le gustan a Adrian, tal y como dijo en su primer mensaje. DJ_CHRIS dice que ninguna persona cuerda crearía un software para grabar datos a casete. Eso es insultante para personas como Dave y Oona. Un tal Byteman le responde simplemente "no" a Adrian.
Quisiera añadir que mi mensaje fue borrado de esos foros al cabo de unos MINUTOS. Solo quería señalar lo vergonzoso de la mayoría de las respuestas que recibió ese tal Adrian. Castigaron mi honestidad. Castigaron al que les mostró la basura, y volvieron a barrerla abajo de la alfombra.
Si Adrian está leyendo esto, lo invito a unirse a mis esfuerzos, y le recomiendo usar Ctape.
Así, seguí usando intensivamente el Ctape, con casetes de tipo II, y de menos de 90 minutos. Grabé archivos de formatos txt, jpg, zip, tar. Con archivos jpg no tuve problemas visibles. Con los txt muy pocos, y con los archivos tar me pasó lo siguiente. A veces el archivo cargado desde casete daba algún mensaje de error, aunque permitía descomprimir los archivos. Algo estaba pasando. Descubrí el problema al grabar y cargar un archivo de texto, que era código fuente. Abrí el archivo después de cargarlo desde casete, y vi que faltaba la última línea. La última línea contenía solo un "}", o algo así, por lo que supuse que se había perdido el último byte.
Me fijé en todos los otros archivos que había cargado desde casete. Me di cuenta de que a la mayoría les faltaba un byte, concretamente el último. En algunos casos, pocos, el archivo estaba intacto. El bug se manifestaba, pues, de manera aleatoria e impredecible. Los archivos jpg no tienen ninguna corrupción visible para un daño tan pequeño. Tuve que descubrir el bug de la manera en que lo descubrí, o de una manera muy parecida: con un archivo en el que un solo byte fuera estrictamente necesario, como suele ser en el código fuente.
Hasta el día de hoy no he podido determinar si los archivos son grabados íntegros y el byte final se pierde a veces durante la carga, o si el byte final se pierde a veces en la grabación y la carga es siempre íntegra.
Había que encontrar una manera de rodear el problema. Resolver el problema implicaría saber ruby. Hice un intento por contactar programadores en ruby en los foros de irc.ubuntu.com, pero no encontré a ninguno con la amabilidad y motivación suficientes para querer estudiar los breves scripts en ruby de Oona. Para rodear el problema, recordé lo que había hecho antes con los scripts de Dave. Los scripts en python de Dave solo almacenan código ASCII, de manera que para almacenar un archivo binario antes tenía que convertirlo a Base 64. Hice lo mismo con el Ctape. Por alguna extraña razón, siempre podía convertir con éxito de Base 64 a binario los archivos cargados desde casete, a pesar de los mensajes de error causados por el hecho de que se perdía el último byte. Pero funcionaba. Este método tiene una gran pega, y es que el archivo resultante es más grande que el original. Pero por lo menos funcionaba.
Al cabo de un tiempo decidí abandonar el Base 64. Personalmente, estaba tan contento de haber podido utilizar el Ctape con éxito, que lo utilicé con Base 64 durante un tiempo. Me vino a la mente la alternativa obligada al hablar de cintas: el formato tar. Añadí un byte superfluo a un archivo tar cualquiera, y pude abrirlo con éxito. El programa tar pareció ni darse cuenta de que el archivo tenía un byte más. La descompresión fue perfecta. El problema había sido resuelto. Si la grabación/carga dejaba el archivo intacto, entonces tar ignoraba el byte superfluo, y el proceso tiene lugar de manera excelente. Si, como pasa la mayor parte de las veces, el archivo pierde el último bye, no importa, porque de todas maneras es un byte superfluo, y el archivo tar queda, así, idéntico al original.
La gran ventaja del tar sobre el Base 64 es que el archivo resultante es menor o por lo menos igual al original, y nunca mayor, ni por supuesto mucho mayor -- como era el caso en el Base 64.
Además, el formato tar funciona de maravilla en conjunción con cintas reales. Tar es más que una herramienta para comprimir archivos. Utilizar tar con un casete es tener una experiencia completa. Si solo utilizara casetes, sentiría la necesidad de algo parecido a tar; como tar existe, al utilizar casetes llegaría de manera natural a este. Si solo utilizara tar, sentiría algo así como un impulso instintivo para usar casetes.
En ese momento me llegó la hora de mejorar la experiencia de uso del Ctape.
Trabajosamente, hice una interfaz textual para usar Ctape más tar desde una terminal de Ubuntu. Utilicé el programa dialog, que utiliza la librería ncurses. Mediante un menú controlado por las flechas de los cursores del teclado, se puede utilizar Ctape fácilmente. El script que genera la interfaz textual se encarga de comprimir y descomprimir llamando a la aplicación tar. Se puede decir que de esta manera el Ctape es realmente fácil de usar.
A las dos rutinas en ruby y el archivo de configuración que hizo Oona, hay que agregar simplemente el bash script que hice yo. Los cuatro archivos estánen este sitio, disponibles para ser descargados. Hay que descargarlos, los cuatro archivos, ponerlos en /usr/local/bin y darles permiso de ejecución con sudo chmod +x. De esta manera, se puede llamar desde cualquier línea de comandos de Ubuntu simplemente tecleando ctape.
El terminal no responde a ninguna tecla mientras el archivo está cargando. Para monitorizar la carga, hay que abrir otra terminal y teclear watch -n 0,1 ls /tmp/ -l
Mi agradecimiento a Paolo Petrocelli que me sugirió utilizar el comando watch, y que me enseñó tantos detalles útiles respecto al bash y a usar computadoras en general.
Probé el Ctape en Ubuntu 10, en el 13, y en Linux Mint 17, y funcionó sin problemas. En Ubuntu 9 no me funcionó. Me queda por averiguar si la verdadera causa no es el hardware que utilizo, que es muy viejo. En Ubuntu 9 Ctape funciona ... solo que de manera imposible de aprovechar, porque se interrumpe dejando largos silencios.
Las dependencias de Ctape son fáciles de satisfacer. Para que Ctape funcione correctamente hay que tener instalados los siguientes programas: ruby, sox, dialog, y tar. Todos estos programas se pueden descargar desde los repostorios de Ubuntu.
Uso Ubuntu y Mint como mis sistemas operativos principales. Utilizo, menos, otras versiones de Linux. Pero no puedo evitar darme cuenta de que son mayoría las personas que tienen la convicción de que para usar una computadora hay que darle dinero a William Henry Gates. Hice una versión de Ctape para los que utilizan W. Ni se les ocurra pretender un archivo del estilo setup.exe. En Linux hay que ensuciarse para hacer que las cosas funcionen. Esta versión de Ctape funciona en W., pero con mentalidad de Linux. Para hacer funcionar Ctape en W. hay que instalar Cygwin, y las dependencias que necesita Ctape: sox, ruby, tar y dialog. Una vez instalado Cygwin y esos paquetes, hay que copiar los cuatro archivos para Cygwin que se pueden descargar desde este sitio en el directorio /usr/local/bin de Cygwin, hacerlos ejecutables tal como se hace en Ubuntu, y después se puede llamar el script simplemente tecleando ctape en la terminal Cygwin. Al que esperaba cómodamente un setup.exe, le tengo lástima y se la tendré hasta que se decida a ensuciarse. (Exageración retórica.) No sé programar en bash, de hecho no sé programar en nada. No entiendo ni jota de los scripts en ruby que hizo Oona. Me tomó horas (horas de varios días) hacer el script en bash que llama a dialog y a los otros scripts. Me tomó horas darme cuenta de qué había que cambiar del archivo YAML para que los scripts funcionen en Cygwin; el cambio era pequeñísimo, pero necesario, y un entendido en sox y en Linux se habría dado cuenta en cuestión de segundos. Me dirijo principalmente a usuarios de Ubuntu y de otras variantes de Linux relacionadas. A los que provienen de otras trincheras, el primer consejo es que pasen a ser usuarios de Linux. Si persisten en querer seguir dándole dinero al señor más rico del mundo para que les dé permiso para usar su propia computadora, entonces les recomiendo que instalen Cygwin.
Utilizar casetes para grabar datos de computadora hoy, en el año 2014, no satisface una necesidad. No es cierto que nadie en sus cabales desarrollaría una aplicación para hacerlo, como afirmó alguien. Pero, fíjense, los autores de scripts para grabar datos de computadora en casete, ambos sintieron una especie de vergüenza. Sí, una especie de vergüenza que se manifiesta en las explicaciones que dieron, ambos voluntariamente, sobre por qué hicieron esos scripts. Analicen la explicación de Dave:
"Why Bother? Aside from the obvious nostalgia (the Superboard II being my first computer), why bother messing around with something like this? After all, we're talking about a long-since-dead 1970s technology. Any sort of practical application certainly seems far-fetched. [...] Anyways, getting back to my motivations, I don't really have any urgent need to access my Superboard from my Mac. I'm mostly just interested in the problem of how I would do it. The fun is all in the process of figuring it out" (http://dabeaz.blogspot.com.es/2010/09/using-telnet-to-access-my-superboard-ii.html).
Oona Räisänen dice: "I had contemplated using Compact Cassettes as a cheap, fun and hipstery media for small yet valuable backups."
No me refiero a una gran vergüenza, como la que podría acompañar a la confesión pública de un hecho muy, bueno, vergonzoso. Es solo esa nimiedad, el querer explicar voluntariamente anticipando las posibles críticas, anticipándose a que alguien les espete, ridiculizándolos: "¿para qué pierdes tu tiempo haciendo eso?". Es una vergüencilla, si quieren. No es la vergüenza enorme que acompaña la ignominia.
Tomé la decisión de no explicar a NADIE por qué soy un usuario activo de Ctape. Reivindico el orgullo de utilizar casetes de audio ordinario para grabar datos de computadora. Los usuarios de Ctape tenemos menos aceptación social que los gays. Nosotros todavía tenemos que desvivirnos en explicaciones de por qué hacemos lo que hacemos. Actualmente, en general, un gay no tiene que explicar nada a nadie acerca de su esencia. Es más, hoy, afortunadamente, está mal visto que alguien acose a un gay pidiéndole explicaciones sobre por qué es como es. Me enorgullezco de utilizar casetes de audio para grabar datos de computadora. Razones tendré. Creo que las tengo. Solo que renuncio a buscarlas solo para satisfacer a un impertinente curioso que cree que merece explicaciones. Es como construir un barco dentro de una botella. Uno no puede acercarse a alguien que construye un barco dentro de una botella para decirle "tarambana, es más fácil construirlo fuera de la botella". Hay que asumir que él lo sabe, y que tiene razones, o simplemente motivación, para hacerlo de la manera como lo hace.
Quisiera organizar una comunidad de usuarios de Ctape. Si pudiera sugerir algunas condiciones, serían las siguientes.
Los miembros tienen que ser usuarios activos de Ctape. No personas que por curiosidad utilizaron Ctape alguna vez, y después lo abandonaron.
Tienen que ser personas que utilizan casetes de verdad, no grabadoras digitales de ninguna clase.
Los miembros tienen que estar seguros de que son libres si deciden alguna vez explicar a otra persona por qué utilizan Ctape. No debería prohibírsenos dar explicaciones, sí desalentarnos, y ante todo debemos darnos la libertad de dar esas explicaciones o no.
Los miembros tienen que compartir sus logros con el resto de la comunidad. Por ejemplo, describir qué resultados obtienen con cada grabadora y con cada tipo de casete; añadiendo los detalles de la grabadora, como ser, marca, modelo, año de fabricación, etc., y datos sobre el casete, como ser, si es de tipo I, de tipo II, de qué marca es, de cuántos minutos, etc.
Se podría organizar el intercambio de cintas de audio por correo. Otras sugerencias serán bienvenidas.


 
This template downloaded form free website templates